La fotografía de alimentos surge para cubrir la demanda de las empresas que desean mostrar de forma más cercana sus productos de alimentación.

Aunque podemos englobar a las fotografías de platos de restaurante como en esta modalidad, no tiene nada que ver con otros alimentos como fruta, embasados, congelados, etc… os explicaré en el apartado siguiente, el valor de la fotografías gastronómica, usos y técnicas que usamos los fotógrafos.

He podido fotografiar desde frutas para empresas de agricultura, pescado congelado para distribuidores y otros alimentos para elaboración de catálogos publicitarios o simplemente para el uso en sus páginas webs.

Suele ser muy habitual usar la técnica del desenfoque para no mostrar totalmente los ingredientes de un plato o un alimento, todo dependerá del uso de las fotografías.

Muchas empresas de catering optan para mostrar en sus catálogos imágenes en fondo blanco, también ocurre con los salones de celebraciones. Pero puedo realizarlas en ambiente o bien creando un bodegón.

Fotografía gastronómica.

Está especialmente indicada para restaurantes, empresas de caterings y salones de celebraciones.

Los fotógrafos de alimentos no usamos técnicas complejas, como ocurre en la fotografía gastronómica, que muchas de las imágenes que vemos en publicidad no corresponde con la realidad, sino que se tratan de un montaje.

Los montajes suelen ser sesiones bastante largas debido a que hay que maquillar los alimentos para que visualmente tengan el impacto deseado. Puedo ponerte un ejemplo del famoso anuncio de una pizza o hamburguesa.

Para poder conseguir la misma imagen de la hamburguesa, no podemos cocinar totalmente la carne, para que no parezca chamuscada o deformada. En este caso la mayoría de los elementos como la lechuga o la cebolla, están pintados con barnices para que brillen. Y las salsas inyectadas con jeringas para que no rebose en el plato.

Luego podemos aplicar técnicas de iluminación para conseguir el ambiente deseado, seguidamente se procesa digitalmente para eliminar imperfecciones y estaría terminada para usarse en publicidad, redes sociales o catálogos.

Si has visto alguna vez la foto publicitaria de un pollo asado en realidad, solo está metido en el horno durante 15 minutos para poder secarlo un poco, el color dorado se consigue pintándolo con barniz para puertas, y su aspecto robusto se consigue rellenándolos de algodón u otros materiales.

Para fotografiar helados será encesario crear una pasta con puré de patatas y colorantes alimentarios, para evitar que se derrita en la sesión fotográfica.

Ahora ya sabrás que los costes de una sesión de fotografía de alimentos depende de la dificultad técnica o duración de la sesión.

Si tu presupuesto no es alto, también puedo hacerte otro tipo de fotografías que correspondan con la realidad, para ello solo hay que cocinar los platos deseados, iluminarlos y fotografiarlos.

¿Necesitas un presupuesto personalizado para fotografiar tus platos?

Pegúntame por mis tarifas para proyectos de fotografía de alimentos. Ofrezco precios reducidos para cantidades y para clientes habituales.

6 + 2 = ?

This contact form is deactivated because you refused to accept Google reCaptcha service which is necessary to validate any messages sent by the form.